Categoría: Trauma

La frustración y su necesaria presencia en el desarrollo del ser humano

Es difícil determinar en que momento aparece el psiquismo, pero lo que sí podemos asegurar es que surge del encuentro con otra psique: la de la madre.
Es ella la que prestará durante la crianza su propio psiquismo al niño, es ella la que entenderá y descifrará las emociones de su hijo para conseguir crear un entorno estable en el que pueda crecer.
Pocas madres sabrán que una correcta dosificación de la frustración, a la que por otra parte están expuestos inevitablemente sus hijos, será decisiva.
Al inicio, el recién nacido es un conjunto de percepciones descontroladas que queda muy lejos de ser algo, ni siquiera parecido a lo que entendemos por psiquismo. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que es en los tres primeros meses de vida, donde se van ha establecer las bases en las que se apoyarán gran parte de las características psíquicas del adulto.
Las patologías mentales más graves, provienen en mayor medida de esta etapa. Para el niño es una época de desvalimiento máximo puesto que depende absolutamente del entorno. A pesar de la trascendencia de esta realidad, no solo son bastantes las madres que desconocen este hecho, si no que es la sociedad en general la que vive en la inocente creencia de que los bebes “no se enteran”.

 

¿Piensan los recién nacidos?

Leer más

El hombre que nunca quiso tener hijos

Para mi este es un caso bien curioso. Se trata de un paciente que nunca fue mi paciente. Un hombre al que nunca conocí, ni seguramente conoceré. Y digo que se convirtió en mi paciente por que tuve que entenderle a él, para entender a la que sí fue mi paciente y a la que llamare Ana. Por aquel entonces Ana tenia unos cuarenta años.
A veces a la consulta llegan personas que son actores de tramas urdidas entre dos, y entonces es necesario tener en cuenta que puede tratarse de parejas tan complementarias que también lo son en lo traumático.
Un día Ana se presenta angustiada, desbordada por un incontenible mar de lagrimas, explicándome que su vida había acabado, que el amor de su vida, de la noche a la mañana, la había dejado de forma inexplicable, en el momento en que se suponía tenían que estar más unidos. Lo nombra como “el amor de mi vida”, “que lo eran todo el uno para el otro”, “que fueron la pareja ideal”, “que se apoyaron en el respecto mutuo” ,“ que siempre entendieron las necesidades que cada uno tenia” y una lista interminable de elogios.

¿Una pareja perfecta?

Leer más