Categoría: Frustración

frustracion

¿Nos gusta sufrir o simplemente es mala suerte?

Observando la trayectoria de algunas personas que nos rodean o si nos paramos a reflexionar sobre episodios de nuestras propias vidas, tendremos que admitir que algunas de las cosas que nos pasan son demasiado recurrentes para ser sólo tenidas como una casualidad.

¿Por qué? cuál es el designio del destino que hace que algunas personas acaben siempre siendo traicionados por socios o amigos? Y ¿Cuántas mujeres maltratadas repiten parejas que parecen cortadas por el mismo patrón? O lo que les pasa a estos otros, que después de alcanzar el éxito concatenan una serie de decisiones que los hacen fracasar irremediablemente. Estudiantes que se atascan y no pueden acabar las últimas asignaturas de la carrera. Deportistas que se lesionan días antes de la competición para la que llevan años preparándose. Por no hablar de las personas que después de años de esfuerzo en el trabajo y que cuando todo hace presagiar el ascenso, cometen un error inexplicable que los deja fuera de juego.

A veces podríamos llegar a creernos que los gafes o las personas que nacen estrelladas existen y no, tanta mala suerte no es casualidad. Vaya! sería la primera vez en el Universo que las leyes del azar no se cumplen y mira qué mala suerte! siempre le toca al mismo.

Para este tipo de personas, errar en decisiones vitales o de una forma sistemática constituye todo un éxito a la hora de fracasar.

¿Pero quien quiere fracasar y por qué? Esto va contra toda lógica porque lo normal, ¿no es que busquemos constantemente la felicidad? Entonces, ¿por qué alguien, aunque sea involuntariamente y sin saberlo, busca con tanta tenacidad no triunfar?

Leer más

La frustración y su necesaria presencia en el desarrollo del ser humano

Es difícil determinar en que momento aparece el psiquismo, pero lo que sí podemos asegurar es que surge del encuentro con otra psique: la de la madre.
Es ella la que prestará durante la crianza su propio psiquismo al niño, es ella la que entenderá y descifrará las emociones de su hijo para conseguir crear un entorno estable en el que pueda crecer.
Pocas madres sabrán que una correcta dosificación de la frustración, a la que por otra parte están expuestos inevitablemente sus hijos, será decisiva.
Al inicio, el recién nacido es un conjunto de percepciones descontroladas que queda muy lejos de ser algo, ni siquiera parecido a lo que entendemos por psiquismo. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que es en los tres primeros meses de vida, donde se van ha establecer las bases en las que se apoyarán gran parte de las características psíquicas del adulto.
Las patologías mentales más graves, provienen en mayor medida de esta etapa. Para el niño es una época de desvalimiento máximo puesto que depende absolutamente del entorno. A pesar de la trascendencia de esta realidad, no solo son bastantes las madres que desconocen este hecho, si no que es la sociedad en general la que vive en la inocente creencia de que los bebes “no se enteran”.

 

¿Piensan los recién nacidos?

Leer más